Un maravilloso mercadito llamado “Mercado Chico”

Nos gustan mucho los emprendedores que aportan novedades al mercado, que son capaces de desterrar antiguos conceptos y modernizarlos (algo muy complicado), que están enamorados de su negocio y que mantienen un constante espíritu de superación. Este es el caso de Juanjo González, propietario de el  “Mercado Chico” de Alcorcón, en la Calle Parque del Bujaruelo 33, en plena Avda de la Libertad. 

Juanjo es un auténtico especialista en el sector de la alimentación. Empezó hace veinte años y en este momento no hay ninguna gestión en este proceso de selección, compra, distribución, exposición y venta de estos productos alimenticios que él no domine absolutamente. Actualmente tiene varios mercados en diferentes zonas de Madrid, conoce muy bien a sus clientes, qué es lo que buscan, cuál es su nivel de exigencia y cómo puede sorprenderlos. Tiene un auténtica vocación de atención al cliente y un alto nivel de autoexigencia que queda patente a los cinco minutos de conocerle o pisar uno de sus locales.

Cuando nos encontramos con este establecimiento “Mercado Chico” realmente fue en Fuenlabrada, en la calle Plaza de las Artes nª 2, en Loranca. Al entrar en él, nos quedamos impresionados por el espacio en sí, por el gusto y el detalle (hasta asientos para la espera), la limpieza y presentación del producto, la excelente imagen del mismo, la amable atención recibida y la profesionalidad de los chicos que en él trabajan. Este mercadito lo abrió hace casi cinco años y es ya un referente en la ciudad cuando quieres llevar a casa la carne más sabrosa, el pollo más fresco y charcutería de más calidad. Si vives en Humanes, también tienes la suerte de poder pasarte por el mercadito que está en la Calle Madrid, 10.

Además de Fuenlabrada, Humanes y Alcorcón, no podía faltar otro mercado, esta vez en el muy madrileño barrio de Carabanchel, en Camino Viejo de Leganés 122, establecimiento que abrió hace seis años. Allí puedes encontrar la mejor carniceria, pollería y charcutería.

Juanjo está creando una nueva tendencia, recuperando la antigua tradición de los mercados de antaño; aquellos donde se llegaba a crear una auténtica relación de confianza y confidencia con tu carnicero de toda la vida. Era tu asesor personal alimentario, que no solo elegía lo mejor para ti y los tuyos, sino que además, después de encontrarte un” buen tesoro” sabía crear el ambiente adecuado para intercambiar algún “chascarrillo” o preguntarte “¿qué tal te salió el cordero del domingo?”.

Actualmente esto ya no existe: vamos a hacer la compra como una gestión más por la falta de tiempo, no encontramos a veces a quién preguntar si no encuentras un producto, nadie conoce nuestras necesidades (si tienes niños pequeños, si los domingos va tu familia a comer a casa, si cuidas de los más mayores, qué religión prácticas…. ), si quieres el producto más fresco o más sabroso tienes que buscarlo tú, a veces sin ninguna referencia. Todo es absolutamente impersonal, solo tenemos asegurada esa posibilidad de diálogo o intercambio de impresiones al llegar a la caja.

En “Mercado Chico” la cuestión de tiempo está resuelta por ser locales pequeños y tener una exhaustiva selección de los productos más necesarios, incluso, para los más exigentes. Las mejores denominaciones de origen están aquí recogidas: las terneras son de Ávila, el cordero de Riaza, el jamón es de Extremadura, de Huelva y Salamanca. El control de calidad lo hace él mismo con un veterinario que trabaja para el mercado, pero además siguen manteniendo el concepto de corte de despiece del animal.

Por si todo esto fuera poco, cuenta con otro abanico de delicatessen irresistibles al gusto y a la vista. Juanjo nos muestra, una vez más, que está al día de las nuevas combinaciones de sabores que los nuevos chefs presentan. Por último, la operatividad está servida, incluso tienes ya escritas las propuestas para hacer barbacoas con tus amigos, por si no se te ocurre nada ¿Puede ser mas fácil?

“Mercado chico” es una buena oportunidad de tener una excelente atención, perder poco tiempo y llevarte “lo mejor de lo mejor” a casa.

Ahora, cuando más se añoran algunas cosas del pasado, sobre todo en el sentido de las relaciones interpersonales,  nos parece mentira encontrar negocios con este tipo de servicio, que sin duda representan para nosotros un valor añadido realmente apreciado, no se encuentran fácilmente y menos en este sector. Son muchas las familias a las que alimenta “Mercado Chico” en todos los sentidos…muchos los nuevos, muchos los habituales y muchos los que vuelven encantados a comprar.

Estamos seguros que esto es solo el inicio de una forma nueva de establecimientos en alza y no reñida con los hipermercados; “el mimo” está servido, la imagen de marca es excepcional, el concepto digital también está trabajado con una fantástica imagen corporativa y el marketing de proximidad, presente. Te conocen y los conoces. Por supuesto puedes encontrar a “Mercado Chico” en su web y en redes (Facebook y Twitter)

Conociendo a Juanjo… ¡Seguro que en breve nos va a sorprender con algo nuevo!